¡La maternidad te cambia, a mejor!

La maternidad te cambia y en mi caso os lo puedo asegurar. Mi cerebro está mucho más activo, lo podéis comprobar haciendo una visita a mis blogs!

el-cerebro-de-mama-9788423340101A parte de mi opinión, Katherine Ellison, se hizo el mismo planteamiento y el resultado de su investigación lo publicó en su libro “El cerebro de mamá. Cómo la maternidad nos hace más inteligentes”. Quiso comprobar si el estigma de la torpeza mental que está relacionado a la maternidad era cierto o no y el resultado fue todo lo contrario, la maternidad nos hace más inteligentes, sensibles y resistentes al estrés.

1. El cerebro de la madre se prepara para asumir la responsabilidad de garantizar la supervivencia del nuevo ser. Según algunos estudios se ha comprobado que el cerebro se encoge durante el embarazo y este “encogimiento” ayudaría a su reestructuración haciendo que aumente considerablemente las conexiones neuronales en áreas del hipocampo (centro de la memoria emocional) y cambios en el sistema límbico (cerebro medio).

2. En recientes investigaciones se está hablando de que las células del bebé en formación podrían pasar al cerebro de la madre y regenerarlo. Y hay un informe científico de la Catedrática de Bioquímica y Biología Molecular, Natalia López Moratalla y del Doctor en Comunicación Biomédica, Enrique Sueiro Villafranca, de la Clínica Universidad de Navarra sobre “Células madre y vínculo de apego en el cerebro de la mujer”  (enlace de este informe:  http://www.weebly.com/uploads/4/0/5/1/405174/informe.pdf)

3. Mayor agudeza en los sentidos con el fin de poder estar más atenta a nuestros bebés.

  • Por ejemplo, el sentido del olfato se hace más fino durante el embarazo y el parto, y en este momento se activan las estructuras cerebrales dedicadas al mismo. Esto parece ser debido a la hormona prolactina.
  • Ocurre igual con la audición: las madres suelen reconocer el llanto de su bebé entre diferentes llantos.
  • La capacidad visual también aumenta, a fin de preservar a su niño de los potenciales peligros.
  • El sentido del tacto. Las partes del córtex cerebral dedicadas al tacto se hallan cambiadas en la maternidad.

4. Las hormonas de la oxitocina y la prolactina, que se suelen segregar durante la crianza, especialmente durante la lactancia, ayudan a reducir el estrés.

5. Parece que el ser madre también ayuda a la comprensión emocional de los otros.


Así es que, según estas evidencias, el cerebro de la mujer se halla en uno de sus momentos más plásticos (es decir, momentos de más crecimiento neuronal y mayores conexiones entre neuronas), durante la maternidad.

 

Bibliografía citada

Katherine Ellison – El cerebro de mamá: de cómo ser madres nos vuelve más inteligentes. Barcelona, Destino, 2007, 353 p.

 

El efecto de la música sobre el cerebro infantil.

9882006-madre-cantando-una-cancion-de-cuna-para-su-bebe Las investigaciones referidas al efecto de la música sobre el cerebro infantil coinciden en que ésta provoca una activación de la corteza cerebral, específicamente en las zonas frontal y occipital, implicadas en el procesamiento espaciotemporal.

El sistema auditivo se desarrolla en un momento muy temprano en el feto: desde el quinto mes de gestación, el bebé ya empieza a reaccionar a los estímulos sonoros de su madre. “El oído del bebé por nacer aparece a los 22 días de gestación, y obtiene su madurez estructural al quinto mes del embarazo”. (Anson & Donaldson, 1973: Gerber, 1977).” “A la veinteava semana, el mecanismo auditivo es estructuralmente comparable con el de un adulto” (Eisemberg, 1969).

Don Campbell, aconseja que el niño sea estimulado musicalmente por su madre desde su etapa fetal. Así mejora su crecimiento y se refuerzan los lazos afectivos entre madre e hijo. El autor de ‘El efecto Mozart’, ha verificado que los bebés a quienes se ponía determinada música mientras estaban en el vientre materno eran capaces de reconocerlas después de nacer e, incluso, sonreír al recordarlas.

El bebé escucha y percibe el sonido a través de un “preoído” que se desarrolla a partir de las tres semanas de gestación. La música, por tanto, puede activar la escucha ya en el embrión, fundamental para todas las etapas de la vida, según Tomatis. Alfred Tomatis era un otorrinolaringólogo francés que reveló a mediados del siglo pasado que el embrión codifica las vibraciones. Este descubrimiento fue el inicio la audiopsicofonología.

“Los sentimientos maternos son de algún modo transferidos al bebé por nacer, esto es, mientras el bebé por nacer escucha la música, influye en su experiencia la respuesta emocional de la madre” Zimmer, 1982. Cantar canciones de cuna, cantarle cuentos al bebé aún antes de nacer estimula su comienzo hacia el habla. Es una preparación verbal pues, como dice Huttenlocher: “Existe un enorme vocabulario por ser aprendido, el cual sólo puede hacerse propio gradualmente a través de la repetición de las palabras.”

La influencia de la música desde los primeros años de vida, ayuda además a desarrollar la parte lógica del cerebro del bebé, y posibilita más adelante al niño a buscar soluciones a sus pequeños problemas. Gordon Shaw, de la Universidad Irvine en California, dijo: “Al escuchar música clásica, los niños se estimulan, ejercitan neuronas corticales y fortalecen los circuitos usados para las matemáticas. La música estimula los patrones cerebrales inherentes y refuerza las tareas de razonamiento complejo”. La música desarrolla la atención, la imaginación y la capacidad creadora, estimula la habilidad de concentración y la memoria. Para Platón “La música es el instrumento más potente que ningún otro para la educación.”

Los niños prematuros expuestos a melodías musicales mejoran sus hábitos de alimentación y avanzan en aspectos fisiológicos, como el ritmo cardíaco y respiratorio.

Para finalizar, los expertos recomiendan que las madres escuchen melodías clásicas tranquilas durante su embarazo de compositores como Mozart, Vivaldi, Beethoven, Bach o Tchaikovsky.

 

 

Fuente de información:

  1. Globedia. “La música influye en nuestro cerebro desde antes de nacer. Nunca nos abandona” http://globedia.com/musica-influye-cerebro-nacer-nunca-abandona
  2. Eroski Consumer “La música como tratamiento para mejorar la salud” http://www.consumer.es/web/es/salud/psicologia/2011/01/24/198449.php
  3. Música Prenatal, descubrimientos científicos http://www.musicaprenatal.com.mx/descubre.html

El cerebro del bebé y la música.

books

“Los científicos descubrieron que la música involucra las porciones izquierda, derecha, anterior y posterior del cerebro, lo cual explica por qué la gente aprende y retiene información con mayor prontitud cuando lo marca con música”

Sharlene Habermeyer

[El cerebro de un bebé al nacer contiene 100 mil millones de neuronas, que son tantas células nerviosas como estrellas en la Vía Láctea. Al nacer, el cerebro cuenta con casi todas las células nerviosas, aunque el patrón de relación entre ellas aún no se estabiliza. Esta relación depende de las experiencias sensitivas a las que esté expuesto el niño durante sus primeros años de vida.

Si a un niño se le priva de un ambiente estimulante, el cerebro sufrirá. Investigadores del Colegio de Medicina en Baylor, descubrieron que los niños que no tienen oportunidad de jugar o a quienes rara vez se les toca, desarrollan cerebros del 20 al 30 por cierto más pequeños que los normales a su edad. La función práctica de los padres no puede subestimarse a su efecto en los menores y su desarrollo cerebral. Como padres, debemos proporcionar experiencias continuas y enriquecedoras que alimenten el cerebro de nuestros hijos. La música es dicha experiencia.]

 

Citas del libro ” Cómo estimular con música la inteligencia de los niños” de Sharlene Habermeyer.