Fisiología de la lactancia.

La elaboración de leche materna depende de un sofisticado mecanismo fisiológico estimulado por influjos hormonales qué actúan sobre las mamas durante el embarazo y después del parto. Durante la gestación, los elevados niveles de hormonas femeninas provocan un aumento de volumen y peso de las mamas, que comienzan a prepararse para la producción de leche: proliferan y se agrandan las estructuras glandulares que se encargarán de producir el nutritivo líquido, a la par que los pezones y las areolas se pigmentan y cambian de forma. Llegado el momento del parto, todo está a punto, sólo falta el principal estímulo: la succión del bebé.

Sin título

La leche materna es la más recomendable para el bebé y es tan distinta de la leche de la vaca que, si se pretende emplear ésta para alimentar al bebé durante el primer año de vida, es preciso recurrir a determinados procedimientos industriales para obtener las denominadas leches adaptadas, maternizadas artificiales o humanizadas.

fig.18.4.a

En la leche humana destaca el porcentaje de lactosa según este gráfico.

Fuente bibliográfica: Tu hijo. Cuidados del bebé. Ed. Planeta DeAgostini.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s