La hipótesis de la cognición y la permanencia del objeto.

Jean Piaget es una de las figuras más influyentes de la psicología evolutiva. Su teoría divide el desarrollo cognitivo en cuatro estadios bien definidos. Para alcanzar determinada fase de desarrollo, el niño debe haber pasado por cada una de las anteriores.

En la primera fase de desarrollo, que Piaget denominó el periodo sensoriomotor, la conducta se organiza entorno a procesos sensoriales y motrices. Esta fase dura hasta que el niño tiene unos dos años y un acontecimiento fundamental en este período es la adquisición del concepto de permanencia del objeto: es decir, darse cuenta de que los objetos tienen una existencia continua y no desaparecen en el momento en que desaparecen de la vista. 

La hipótesis de la cognición es una afirmación de las ideas de Piaget sobre el lenguaje, y sostiene que el lenguaje necesita determinados antecedentes cognitivos para poder desarrollarse (Sinclair-de-Zwart, 1973). Por ejemplo, el niño tiene que alcanzar la edad de la permanencia del objeto para poder ser capaz de adquirir conceptos sobre objetos y nombres. De ahí que la explosión observada en el volumen del vocabulario en torno a los dieciocho meses esté relacionada con el logro de la permanencia del objeto. Sin embargo, Corrigan (1978) demostró que no había ninguna correlación entre el desarrollo de la permanencia del objeto y el desarrollo lingüístico cuando se tenía en cuenta la edad del niño.

Los niños pequeños comprenden los nombres hasta seis meses antes de culminar la fase de la permanencia del objeto. En efecto, el disponer ya de nombres únicos para los objetos podría ayudar a los niños a adquirir la permanencia del objeto.

Xu (2002) concluyó que el tener dos nombres distintos para dos objetos diferentes promovía las capacidades discriminatorias de los niños de nueve meses a diferencia de tener solo un nombre, o utilizar dos tonos distintos, o dos expresiones faciales.

Existe cierta evidencia de que la adquisición del lenguaje está relacionada con el desarrollo de permanencia del objeto de forma más compleja. Una pequeña pero importante clase de primeras palabras son las palabras relacionales (p.ej. “no”, “arriba”, “más”, “gone”- literalmente, “ido”). Las primeras palabras relacionales deberían depender de la aparición del conocimiento sobre cómo se puede transformar los objetos de un estado a otro, al final del período sensoriomotor. En efecto, estas palabras tienden a aparecer en grupo cerca del final del periodo sensoriomotor (McCune-Nicolich, 1981). Las palabras relacionadas con cambios de los objetos que siguen presentes en el campo visual (p ej. “arriba”, “mueve”) surgen antes que aquellas relacionadas con objetos ausentes (p. ej. “gone”) (Tomasello y Farrar, 1984, 1986).

Los últimos experimentos realizado por psicólogos demuestran que los bebés de dos meses y medio no solo saben que los objetos siguen existiendo aunque no estén a la vista sino que continúan existiendo en el tiempo y el espacio.

 

Fuente de información: Harley  Trevor A. Psicología del Lenguaje de los datos a la teoría. Mc GrawHill Education. 2013. P. 67-68.

 

 

 

Anuncios