La hipótesis de la cognición y la permanencia del objeto.

Jean Piaget es una de las figuras más influyentes de la psicología evolutiva. Su teoría divide el desarrollo cognitivo en cuatro estadios bien definidos. Para alcanzar determinada fase de desarrollo, el niño debe haber pasado por cada una de las anteriores.

En la primera fase de desarrollo, que Piaget denominó el periodo sensoriomotor, la conducta se organiza entorno a procesos sensoriales y motrices. Esta fase dura hasta que el niño tiene unos dos años y un acontecimiento fundamental en este período es la adquisición del concepto de permanencia del objeto: es decir, darse cuenta de que los objetos tienen una existencia continua y no desaparecen en el momento en que desaparecen de la vista. 

La hipótesis de la cognición es una afirmación de las ideas de Piaget sobre el lenguaje, y sostiene que el lenguaje necesita determinados antecedentes cognitivos para poder desarrollarse (Sinclair-de-Zwart, 1973). Por ejemplo, el niño tiene que alcanzar la edad de la permanencia del objeto para poder ser capaz de adquirir conceptos sobre objetos y nombres. De ahí que la explosión observada en el volumen del vocabulario en torno a los dieciocho meses esté relacionada con el logro de la permanencia del objeto. Sin embargo, Corrigan (1978) demostró que no había ninguna correlación entre el desarrollo de la permanencia del objeto y el desarrollo lingüístico cuando se tenía en cuenta la edad del niño.

Los niños pequeños comprenden los nombres hasta seis meses antes de culminar la fase de la permanencia del objeto. En efecto, el disponer ya de nombres únicos para los objetos podría ayudar a los niños a adquirir la permanencia del objeto.

Xu (2002) concluyó que el tener dos nombres distintos para dos objetos diferentes promovía las capacidades discriminatorias de los niños de nueve meses a diferencia de tener solo un nombre, o utilizar dos tonos distintos, o dos expresiones faciales.

Existe cierta evidencia de que la adquisición del lenguaje está relacionada con el desarrollo de permanencia del objeto de forma más compleja. Una pequeña pero importante clase de primeras palabras son las palabras relacionales (p.ej. “no”, “arriba”, “más”, “gone”- literalmente, “ido”). Las primeras palabras relacionales deberían depender de la aparición del conocimiento sobre cómo se puede transformar los objetos de un estado a otro, al final del período sensoriomotor. En efecto, estas palabras tienden a aparecer en grupo cerca del final del periodo sensoriomotor (McCune-Nicolich, 1981). Las palabras relacionadas con cambios de los objetos que siguen presentes en el campo visual (p ej. “arriba”, “mueve”) surgen antes que aquellas relacionadas con objetos ausentes (p. ej. “gone”) (Tomasello y Farrar, 1984, 1986).

Los últimos experimentos realizado por psicólogos demuestran que los bebés de dos meses y medio no solo saben que los objetos siguen existiendo aunque no estén a la vista sino que continúan existiendo en el tiempo y el espacio.

 

Fuente de información: Harley  Trevor A. Psicología del Lenguaje de los datos a la teoría. Mc GrawHill Education. 2013. P. 67-68.

 

 

 

La motivación de logro en edad temprana.

Como-aprende-el-bebe-a-mantenerse-sentado-y-a-gatear_articulo_landscape

“La motivación de logro es la tendencia de la persona a buscar éxito en situaciones desafiantes que supongan un reto, con el fin de obtener la propia satisfacción y sin tener especialmente en cuenta la aprobación externa”.

Hay mucho investigadores que ha opinado sobre cuando es el momento en el que se desarrolla el motivo de logro, entre ellos, Heckhausen (1967) que llegó a la conclusión de que la motivación de logro aparece a la edad aproximada de los tres o tres años y medio. Otro investigador, Veroff (1969) considera que incluso hacia el año y medio de vida se puede desarrollar la motivación de logro, coincidiendo con el momento en el que el niño es capaz de expresar la frase: “Yo hice esto”, es decir, cuando descubre que es capaz de lograr hacer algo que antes era incapaz de ejecutar. Por lo tanto, entre el año y medio y los tres años y medio es cuando se comienza a desarrollar la motivación de logro.

¿Y por qué es tan importante conocer como padres y educadores los factores relacionados con la motivación de logro?

Porque para el desarrollo del motivo de logro en el niño es necesario, o al menos, deseable, un ambiente que induzca seguridad y que fomente autonomía, responsabilidad y compromiso. Esto promoverá en el futuro, un comportamiento responsable y facilitará la capacidad para ver las consecuencias que tienen las propias conductas y asumirlas.

DECÁLOGO PARA MOTIVAR

EJEMPLOS PRÁCTICOS Y/O CONSEJOS PARA ALCANZAR LA MOTIVACIÓN DE LOGRO Edad de los Niños. En la dirección:
http://olgarodriguez-olga.blogspot.com.es/2011/10/decalogo-para-motivar.html

El medio ambiente juega junto con los factores cognitivos un papel fundamental en el desarrollo y mantenimiento del motivo de logro. La persona a veces emite respuestas que están en función de una generalización de expectativas basadas en experiencias del pasado.

Si a un niño le das refuerzos de tipo emocional mostrándoles cariño y afecto, presentará un nivel de motivación de logro más elevado y esta alta motivación de logro desde la edad temprana del niño va a afectar para todo su posterior desarrollo.

Los padres de niños con una alta motivación de logro expresan altas expectativas sobre los futuros éxitos de sus hijos, por el contrario los padres con baja motivación de logro expresan expectativas sobre los éxitos futuros de sus hijos bastante más bajas y la interacción con ellos tiende a ser más autoritaria, tienden a tomar más decisiones por ellos, les regañan cuando se equivocan y ejercen una actitud de autoriadad en todo momento (Rosen y D’Andrade 1959, investigación sobre el estilo educativo practicado por las familias en el desarrollo de la motivación de logro de sus hijos).

Par concluir este artículo recordar que la conducta de los padres tiene efectos importantes en el desarrollo del motivo de logro de los niños y si tenemos en cuenta que la infancia es un momento clave en el desarrollo de este motivo, la importancia de la educación toma un alcance indiscutible.

Fuente bibliográfica:

Montserrat Conde Pastor. Motivos secundarios o aprendidos. Psicología de la Motivación. teoría y prácticas. UNED.