El calostro.

Hacia el final del embarazo, las mamas ya producen un líquido muy especial que precede a la secreción láctea: el calostro, una sustancia amarillenta de alto poder nutritivo, rica en proteínas y con un elevado contenido en anticuerpos. Es el alimento que obtiene el recién nacido en sus primeras succiones, el ideal para su nutrición inicial, porque la composición del calostro se adecúa totalmente a sus necesidades; también es importante para su protección contra las infecciones más comunes, ya que trasfiere al bebé los anticuerpos elaborados en el organismo materno, elementos que dotarán al pequeño de una eficaz defensa hasta que su propio sistema inmunológico se ponga en funcionamiento.

lactancia-materna-3-638

Fuente bibliográfica: Fuente bibliográfica: Tu hijo. Cuidados del bebé. Ed. Planeta DeAgostini.

Fisiología de la lactancia.

La elaboración de leche materna depende de un sofisticado mecanismo fisiológico estimulado por influjos hormonales qué actúan sobre las mamas durante el embarazo y después del parto. Durante la gestación, los elevados niveles de hormonas femeninas provocan un aumento de volumen y peso de las mamas, que comienzan a prepararse para la producción de leche: proliferan y se agrandan las estructuras glandulares que se encargarán de producir el nutritivo líquido, a la par que los pezones y las areolas se pigmentan y cambian de forma. Llegado el momento del parto, todo está a punto, sólo falta el principal estímulo: la succión del bebé.

Sin título

La leche materna es la más recomendable para el bebé y es tan distinta de la leche de la vaca que, si se pretende emplear ésta para alimentar al bebé durante el primer año de vida, es preciso recurrir a determinados procedimientos industriales para obtener las denominadas leches adaptadas, maternizadas artificiales o humanizadas.

fig.18.4.a

En la leche humana destaca el porcentaje de lactosa según este gráfico.

Fuente bibliográfica: Tu hijo. Cuidados del bebé. Ed. Planeta DeAgostini.

La motivación de logro en edad temprana.

Como-aprende-el-bebe-a-mantenerse-sentado-y-a-gatear_articulo_landscape

“La motivación de logro es la tendencia de la persona a buscar éxito en situaciones desafiantes que supongan un reto, con el fin de obtener la propia satisfacción y sin tener especialmente en cuenta la aprobación externa”.

Hay mucho investigadores que ha opinado sobre cuando es el momento en el que se desarrolla el motivo de logro, entre ellos, Heckhausen (1967) que llegó a la conclusión de que la motivación de logro aparece a la edad aproximada de los tres o tres años y medio. Otro investigador, Veroff (1969) considera que incluso hacia el año y medio de vida se puede desarrollar la motivación de logro, coincidiendo con el momento en el que el niño es capaz de expresar la frase: “Yo hice esto”, es decir, cuando descubre que es capaz de lograr hacer algo que antes era incapaz de ejecutar. Por lo tanto, entre el año y medio y los tres años y medio es cuando se comienza a desarrollar la motivación de logro.

¿Y por qué es tan importante conocer como padres y educadores los factores relacionados con la motivación de logro?

Porque para el desarrollo del motivo de logro en el niño es necesario, o al menos, deseable, un ambiente que induzca seguridad y que fomente autonomía, responsabilidad y compromiso. Esto promoverá en el futuro, un comportamiento responsable y facilitará la capacidad para ver las consecuencias que tienen las propias conductas y asumirlas.

DECÁLOGO PARA MOTIVAR

EJEMPLOS PRÁCTICOS Y/O CONSEJOS PARA ALCANZAR LA MOTIVACIÓN DE LOGRO Edad de los Niños. En la dirección:
http://olgarodriguez-olga.blogspot.com.es/2011/10/decalogo-para-motivar.html

El medio ambiente juega junto con los factores cognitivos un papel fundamental en el desarrollo y mantenimiento del motivo de logro. La persona a veces emite respuestas que están en función de una generalización de expectativas basadas en experiencias del pasado.

Si a un niño le das refuerzos de tipo emocional mostrándoles cariño y afecto, presentará un nivel de motivación de logro más elevado y esta alta motivación de logro desde la edad temprana del niño va a afectar para todo su posterior desarrollo.

Los padres de niños con una alta motivación de logro expresan altas expectativas sobre los futuros éxitos de sus hijos, por el contrario los padres con baja motivación de logro expresan expectativas sobre los éxitos futuros de sus hijos bastante más bajas y la interacción con ellos tiende a ser más autoritaria, tienden a tomar más decisiones por ellos, les regañan cuando se equivocan y ejercen una actitud de autoriadad en todo momento (Rosen y D’Andrade 1959, investigación sobre el estilo educativo practicado por las familias en el desarrollo de la motivación de logro de sus hijos).

Par concluir este artículo recordar que la conducta de los padres tiene efectos importantes en el desarrollo del motivo de logro de los niños y si tenemos en cuenta que la infancia es un momento clave en el desarrollo de este motivo, la importancia de la educación toma un alcance indiscutible.

Fuente bibliográfica:

Montserrat Conde Pastor. Motivos secundarios o aprendidos. Psicología de la Motivación. teoría y prácticas. UNED.