Regulación hormonal de la lactancia.

La succión del bebé provoca un estímulo sensitivo que, a través de unas vías nerviosas especiales, llega hasta el hipotálamo*, la estructura nerviosa que regula el sistema endocrino. Como respuesta a este estímulo fundamental se producen dos reflejos, mediados por las hormonas prolactina y oxitocina.

La prolactina, elabora en la glándula hopófisis bajo la influencia hipotalámica, llega, a través de la circulación sanguínea, hasta las glándulas mamarias y estimula la producción de leche; por eso, la elaboración láctea persiste todo el tiempo que se sigue amamantando al bebé.

La oxitocina, elaborada por el hipotálamo* y almacenada en la hipófisis, tiene dos funciones. Por una parte, llega hasta las mamas y provoca la contracción de los acinos glandulares y los conductos galactóforos, determinando la expulsión (eyección) de leche y facilitando así notoriamente el trabajo del bebé. Por otra parte, llega hasta el útero y da lugar a una contracción de su musculatura, favoreciendo la involución del órgano durante el puerperio.

Qué es:

*hipófisis: pequeña glándula en el cerebro. Segrega o almacena ocho hormonas, como la oxitocina y la prolactina.

*hipotálamo: región del cerebro que regula la secreción de hormonas y controla el sistema nervioso vegetativo.

lactancia (1)

Fuente bibliográfica: Fuente bibliográfica: Tu hijo. Cuidados del bebé. Ed. Planeta DeAgostini.