Qué es la pedagogía Waldorf: entrevista a Christopher Clouder

Qué es la pedagogía Waldorf: entrevista a Christopher Clouder.

Fuente: Bebés y más

Anuncios

El inicio de la expresión verbal (de los 18 meses a los 36 meses)

Desarrollo sensitivomotor. 

El niño que a los 18 meses anda con cierta seguridad, a los dos años es capaz de correr y a los tres puede realizar una carrera y parar de forma brusca sin perder el equilibrio.

 

niño subiendo escaleras

Al final de este periodo, el niño es capaz de subir y bajar solo las escaleras, pero habrá pasado por una fase previa en la que le habrá sido preciso poner los dos pies en el mismo escalón. La gran coordinación de sus pies queda reflejada cuando hacia los tres años es capaz de pedalear en un triciclo.

 

Sin título-1 copia

En el manejo del lápiz va perfeccionándose . Los dibujos que realiza son cada vez más expresivos.

 

 

 

 

  • A los 13 meses agarra el lápiz con toda la mano.
  • Al año y medio empieza a realizar los primeros garabatos.
  • Alrededor de los dos años, será capaz de imitar las líneas verticales mientras que el círculo no aparece hasta los dos y medio.
  • Hacia los tres años ha sido ya capaz de iniciar el esbozo de la figura humana.

El sistema muscular del niño va alcanzando fuerza y coordinación. Puede estar mucho tiempo de pie, se cansa menos y puede controlar, finalmente, los músculos de la vejiga y del ano. Aunque una cosa es poder controlar y otra el aprendizaje para controlarlos.

 

 

Desarrollo del lenguaje

El desarrollo del lenguaje que se ha iniciado durante el primer año, sufre en este periodo un avance extraordinario.

  • El niño, que a los 18 meses dice algunas palabras y habla con un lenguaje propio que sólo entienden quienes viven con él, adquiere una expresión de tipo telegráfico, que mejora paulatinamente.
  • A los dos años, posee un vocabulario extenso y saber el nombre de las cosas equivale a tomar posesión de ellas.
  • A los tres años es un niño que habla mucho. Le basta cualquier motivo o cualquier objeto para introducir un diálogo, incluso a menudo habla él solo. Parece como si no fuera capaz de pensar de forma interiorizada, sino que sólo razona verbalmente. Su pronunciación va mejorando y se va convirtiendo en un gran conversador.
  • A los tres años y medio domina la estructura básica del lenguaje del adulto y poco a poco lo va perfeccionando. Junto a las primeras palabras aparece el no, primero con un movimiento de la cabeza y después une a este gesto la vocalización “no”.

 

ID-10092446

La aparición del no es debida a que es una de las palabras que los adultos pronunciamos con más frecuencia, en especial cuando el niño está empezando a andar y quiere tocar todas las cosas.

 

 

 

Desarrollo intelectual

La inteligencia pasa en esta edad por un cambio importante.

  • La evolución pasa primero por tener dentro de su cabeza muy pocas cosas: algunos recuerdos y las imágenes de lo que vive, oyen o toca en ese momento. Y por esta razón, el niño no puede pensar nada ni resolver ningún problema que no tenga delante de sus ojos.
  • Hacia los dos años , el problema que se le plantee, por ejemplo, intentar agarrar una cosa muy alta, lo resuelve estirando la mano y comprobando que no llega y buscará algo largo para golpear, probará a tirar el mantel, tratará de acercar algún objeto para subirse a él,etc., y todo esto sin dejar de gritar pidiendo ayuda. Obviamente, los cuidadores no deben dar siempre lo que pida ya que se debe estimular la inteligencia y dejar que ellos lo resuelvan.
  • A los tres años el niño puede “pensar” en las cosas y darles vuelta en la cabeza de manera imaginaria, porque ahora ya tiene una capacidad intelectual mayor que antes. Cuando se halla delante del problema se queda “pensando”, en lugar de ponerse a hacer cosas como en el año anterior. Al cabo de un rato, casi sin ningún tipo de ensayo, aplica inmediatamente los medios necesarios para resolver su problema y, si éste no es demasiado difícil para su edad, lo resolverá a la primera.

En este avance del pensamiento ha tenido mucha importancia la adquisición del lenguaje. El niño, a los tres años, puede pensar con palabras en lugar de con imágenes (es más fácil combinar las palabras mesa y silla que esa especie de fotografías mentales que corresponden a sus conceptos).

 

images A veces, el niño piensa en voz alta, pero no es capaz de hacer un discurso con las palabras que maneja, sino que necesita tener siempre las cosas delante de él para pensar en ellas. Y se ejercita continuamente en ello jugando con las cosas.

 

De ahí la importancia del juego en el desarrollo intelectual.

El niño tiene a esta edad ideas mucho más claras sobre le tiempo, comprende la causalidad e incluso es capaz de anticiparla en ocasiones, sabiendo que si hace una cosa determinada, le pasará otra, y es ya capaz de percibir diferentes relaciones entre los objetos. Pero siempre todo desde su punto de vista y los demás no cuentan para nada: “yo veo esto, los demás lo pueden ver”

 

Fuente de información:

Biblioteca DANAE de la Maternidad y de la Infancia. Vol. 3, Crecimiento del niño.